Lifestyle, motivación, sexo, dinero y rock&roll
como no has leído en otro blog.
¿Te lo vas a perder?

Cómo vencer cualquier miedo


El miedo es fuerte.

Deprime a la gente. Les bloquea. Les hunde.

El miedo pone a la gente en el hospital.

El miedo te paraliza a hacer las cosas que quieres hacer. A ser quien quieres ser. A llegar a los sitios que te gustaría llegar.

El miedo te "envejece".

...Y cuando notas el miedo, cuando tus propios latidos suenan en tus oídos, te odias a ti mismo por ello.

El miedo te ha atrapado. Y no lo puedes controlar.

Tú, que te creías fuerte, te encuentras bloqueado de nuevo.

Sin atreverte a dar ese paso.

Sin valor para saltar hacia dónde deseas.

Eso te hace sentirte furioso. Y tener más miedo. Miedo a no controlar tu propio miedo.

Y vuelves a entrar en el bucle y bucle sin final.

Y te preguntas:

¿Alguna vez voy a dejar de tener miedo? ¿Alguna vez será capaz de controlarlo?

¿La verdad?

NUNCA

Y cuando entiendas que nunca vas a dejar de tenerlo, verás el agujero de salida.

La luz.

Y tu liberación.

Las malas emociones, como el miedo, van a estar ahí siempre.

El hecho de atravesarlas, si sabes afrontarlas, te harán crecer, hacerte más fuerte

La primera vez que te acercas a una chica, sientes miedo.

Y la segunda, y la tercera... y siempre.

Soy un sinvergüenza cuando quiero serlo. Me he cruzado un parking entero para pedirle el teléfono a una chica delante de su amiga (y lo conseguí).

Me he bajado los pantalones hasta los tobillos un sábado para demostrar que podía conseguir un número de teléfono hasta en calzoncillos.

Me he besado con una chica sin decir ni una palabra...

Y aún siento el aliento del miedo sobre mí cuando quiero acercarme a una nueva chica.

Sea lo que sea que quieras hacer, si merece la pena, tendrá un componente de riesgo, de miedo.

No te odies por tener miedo.

Por temblar.

Por estar cagado.

Lo que necesitas es un primer momento héroe.

Tu momento héroe no fue aquella vez que actuaste como un James Bond.

Todo cool y con nervios de acero, consiguiendo a la chica con una media sonrisa.

No.

Tu momento héroe, es aquél que estabas nervioso que te cagas, y aún así, conseguiste hacer lo que querías.

Puede que lo hicieras mal. Fatal. Puede que te estrellaras.

Lo que sea.

Pero lo hiciste. Ole tú, y tus cojones.

Ese es tu momento héroe.

Esa es tu prueba de que el miedo, puede estar ahí, pero no va a frenarte a hacer lo que tú quieres.

Es la prueba, de que si quieres algo bueno, vas a tener que correr riesgos.

Salir de tu zona de confort dicen algunos.

¿Qué es eso? Ah sí, la puta guarra que yo me follo de vez en cuando, no sabía que se llamaba así.

No intentes controlar el miedo. Déjalo estar ahí. Simplemente recuerda ese momento héroe y salta.

¿Que nunca tuviste un momento héroe?

Pues ahora es el momento: salta.

Ni te preguntes que va a pasar.

Sólo salta.

Eres más fuerte y más poderoso de lo que imaginas.

Tienes todos los recursos en tu interior.

Estás hecho del polvo de estrellas, coño.

Tu ADN está formado de generaciones y generaciones de tu estirpe que sobrevivieron a glaciaciones, guerras, plagas y enfermedades.

Me da igual como lo hagas. Si la pifias estrepitosamente.

A mi sólo me importa que le eches cojones. Y que saltes. Ahí te ganarás mi respeto.

¿Y sabes una cosa?

En el fondo, es lo único que te importa a ti también.

Los resultados están bien.

Pero saber que puedes mirar a la bestia a los ojos y decirle "aparta". Oh, amigo, eso si que nos pone cachondos.

Y a ellas... a ellas más aún.

Resumen práctico

  • El miedo es la emoción más inutil, bloqueante y contraproductiva que puedes tener. Date cuenta de ello
  • Cuando sientas miedo, no te odies por tenerlo o no poder controlarlo
  • Lo importante, es que a pesar de tenerlo, no dejes de hacer las cosas que quiero.
  • Recuerda tu momento héroe: aquella vez que sentiste miedo y aún así hiciste lo que querías
  • Simplemente salta. Da el primer salto. Es sólo el salto a la piscina. El primer paso es el más jodido. Luego dirás "no era para tanto".

Te lo dice alguien que cada día empuja sus límites más y más.

Aún a riesgo de volverme loco, perder la cabeza, estrellarme o que me señalen entre risas.

Ya te lo dije en otro post, Mata a la bestia o muere intentándolo

¿Y sabes?

Todos esos putos escenarios terribles que nos imaginamos, rara vez suelen ocurrir.

Todas esas imágenes sólo están en nuestra cabeza

Hazme caso. Confía en mi. Confía en ti mismo.

Échale pelotas. Coño.

¿Te ha gustado el post?

Recibe los artículos más auténticos que escribo para ti y empieza a mover el culo