Cómo hacer el amor, REALMENTE BIEN, a una mujer



Las he azotado.
Atado.
Tirado del pelo.
Abofeteado.
Y alguna otra cosa más que, hoy, no contaré aquí.

En otras ocasiones también he jugado a ser yo su sumiso.

Pero nada, absolutamente nada, es comparable a hacer el amor, a hacerlo REALMENTE BIEN, con una chica a la que quieres.

Mi historia

Creo que eres el único chico con el que realmente he hecho el amor.

Ahí estaba yo, en casa de la chica que más he querido, casi dos años después de que me rompiera el corazón, y me decía de nuevo aquella frase.

Ella, la coleccionista de amantes, ahora con novio fijo, diciéndo a un tío como yo, medianamente inseguro sexualmente, algo así.

Pero ella lo recuerda.

A parte de mis perversiones (con las que disfrutaba como la que más: "me has convertido en una guarra y ahora el sexo normal me aburre", me dijo cuando ya llevaba un tiempo con su actual novio), ella lo recuerda.

Y lo sabe.

Recuerda esos polvos de película que echábamos.

Cuando la abrazaba, como si fuera el tesoro más preciado del universo y le susurraba al oído 'te quiero' y le pedía que me dijera exactamente lo mismo.

Recuerda en especial uno. Yo tampoco lo olvidaré.

Fue una energía que no volverá a sentir nunca. Punto. Ella lo sabe y así me lo ha dicho en alguna ocasión.

Un polvo cósmico, de amor de instituto, de Romeo y Julieta, de amor entre un marciano como yo, y una sirena de pelo largo y negro, ojos de asiática y rasgos suaves.

Me abrazaba como nunca, se abrazaba a mi espalda, a mi cuello, se estremecía bajo mi, y no paraba de repetirme una y otra vez, medio fuera de sí, 'te quiero, te quiero' mientras yo la penetraba lentamente.

Como si hubiera roto su mundo.

Como si fuera lo único que le importase.

Como si tuviera que agradecerme el haberle descubierto un nuevo mundo de placer, amor y perfección.

Tiempo después, cuando me rompió el corazón, dicho momento lo atrapé para uno de mis relatos, dónde contaba como gracias a aquel polvo, un marciano en misión secreta (ese era yo) conseguía salvar dos mundos, repeliendo, con esa energía sexual de amor, un asteroide digno de Armaggedon.

Puedes leer dicha moñada de las mías, en una web de relatos que hice, AQUÍ

Pero vamos a lo que te interesa...

Cómo hacer el amor, realmente bien, a la chica que quieres.

Este post no es para que lo practiques con una follamiga o un rollo más.

Este post es para que lo practiques con una novia, una amigovia (la que está por encima de la follamiga, entre una amiga y una novia), o una amante realmente especial.

Si no, nada de esto funcionará.

La técnica ninja.

Esto lo he hecho con las chicas con las que he sentido algo especial.

Es una puta parida.

Pero justo esto es lo que hacía con mi sirena morena, en los polvos que mejor nos salían.

Es lo mismo que hacía cuando quería enganchar a una chica que me gustaba, y solía funcionarme bastante bien.

¿Casualidad?

Bueno, no te cuesta nada probarlo, así harás algo distinto esta noche (cosa que deberías hacer a menudo con una chica: variar las cosas. Pero de eso ya escribiré algún día otro post).

Lo leí en el libro de "El Método", un libro que te lees y te hace pensar "¡joder, yo también quiero ser un rock and roll star follador!".

Al margen de las peliculadas que pueda tener dicha novela, había una frase, una cosa, que me llamo la atención.

Sonaba a magia, y oh amigo, yo, como buen admirador de John Constantine, amo todo lo que suene a magia.

"Aprendí muchas cosas... [...] Decían que si mirabas el ojo izquierdo de una mujer y respirabas a su compás mientras le hacías el amor podías llegar a ver su alma".

Y eso, justo eso, es lo que vas a hacer cuando estés sobre ella.

(Para todo esto, considero la mejor postura la clásica pero efectiva del misionero).

Vas a mirarle a los ojos, en concreto al izquiero y vas a mirarla intensamente, como si intentarás mirar dentro de ella. A través de sus miedos, sus sueños, sus anhelos en la vida y sus inseguridades.

Vas a establecer ese contacto visual fuerte mientras la penetras.

Ese es el primer paso.

Después vas a fijarte en su ritmo de respiración. Y vas a tratar de calcarlo, de respirar a su compás.

Esto, que parece una chorrada, es una técnica utilizada en tantra.

Incluso en mierdas de seducción a través del lenguaje corporal lo llaman ' establecer raport'.

Ese es el segundo paso.

Así que ahí estás tú. Haciéndolo con esa persona a la que quieres.

Mirando fuertemente su ojos izquierdo, respirando a su compás.

La última pieza del puzzle es tu energía, la energía amorosa y de seguridad que le quieres transmitir.

Eso lo haces con tus pensamientos.

Tienes que notarlo, tienes que sentirlo.

Estás haciendo una de las cosas más íntimas que pueden hacer dos seres humanos.

Quieres transmitirle cosas como

"Te quiero",
"Todo es perfecto, nena. Todo está bien",
"Eres mi persona favorita",
"No tengas miedo a nada, estoy aquí, estamos tú y yo y esto es todo lo que importa en este loco mundo".

Tienes que sentir el cosmos. El lazo de energía que os une en ese momento. Lo que quieres, admiras, respetas y deseas a esa chica.

El hecho de que quieres ser algo distinto, único y especial para ella.

Rescatarla del dragón, protegerla de los días malos, y todos esos clichés que algunas feministas se empeñan en matar.

Estás salvando el planeta con ella, estás creando un flujo de energía positiva, estás...

Joder, estás haciendo tu cosa favorita, con tu persona favorita.

Tienes que notarlo, colega. Tienes que sentirlo. Es vuestro momento cósmico.

Abrázala como si no hubiese mañana, rodeala con tus brazos, hunde tu cabeza junto a su hombro, busca maximizar el contacto de piel contra piel, pegarte, fundirte con ella.

Piensa en todo lo ya dicho, en todo lo que la amas, ¡por muy cursi que parezca, coño!.

Y cuando se empiece a volver loca, cuando se embriage de tu pasión, de tu esencia y de todo ese puto amor, sólo acércate lentamente a su oído, y susúrrale un sincero,

"Te quiero".

Y luego... luego, después, al día siguiente, me cuentas.

De nada.

¿Cómo quieres pasar por este planeta?

ES HORA DE HACER ALGO CON TU VIDA.
Mantente motivado, concentrado, y vive como nunca.

¿Cómo quieres pasar por este planeta?

ES HORA DE HACER ALGO CON TU VIDA.
Únete a la banda, mantente motivado y concentrado y vive como nunca.

Categorías